Botonera

--------------------------------------------------------------

2.9.19

SHANGRILA: INICIO DE TEMPORADA 2019-2020
































Aquí estamos de nuevo. Os saludamos, mientras tomamos unos vinos, desde ese lugar donde conspiramos y planeamos nuestras fechorías que no es otro que el Arrecife de Donovan. Y aquí nos quedamos definitivamente. Entre otras cosas, no regresamos al ruido, la dispersión, la compulsión ni la acumulación de información de Facebook y Twitter. Más de uno pensará que estamos locos y, efectivamente, lo estamos. Pero por otras razones. Sabemos lo que hacemos, aunque no lo parezca.

Nuestras herramientas digitales serán dos: este blog y la página web. Un blog clásico y de diseño nada sofisticado, al que le hemos añadido algún pequeño cambio:

Está abierta la opción de "comentarios" debajo de cada entrada. Por lo tanto, se puede saludar, decir si gusta mucho, poco o nada, felicitarnos, mandarnos al garete o, simplemente, callar. Si no quieres estar pendiente del blog, en la parte superior te puedes apuntar con tu email y recibir los avisos de las actualizaciones. Y, por supuesto, quien así lo considere, puede compartir las entradas con sus enlaces correspondientes, donde quiera y le apetezca. La página web seguirá siendo la misma: igual de pragmática de cara al objetivo por el que está construida y que día a día prueba su eficacia. En ella puedes apuntarte a la newsletter.

Para comunicarse personal y directamente con nosotros, en la "botonera" de este blog, como en la de la web, está la vía de acceso a la información en contacto.

También estaremos atentos a los chicos de Mogambo y a algunas de las actualizaciones que suban a su blog.

Cumplimos trece años de -esta sí- una locura. Cuatro mil setecientos cuarenta y cinco días en ruta en los que nos ha pasado de todo, bueno y malo. Entre lo último, por ejemplo, tener que desactivar un sofisticado ataque cibernético y sortear algún que otro obstáculo para defender nuestra independencia. Estamos curados de espanto de un mundillo de colegueo multicolor donde anidan los interesados compadreos, versiones torticeras, silencios que hablan por sí solos y egos clavados por la espalda. Poca cosa para quienes tenemos la experiencia y el temple necesario para pasar de todo ello y distanciarnos de unos y otros. Nos quedamos con lo bueno, que es tanto...

Comenzamos la temporada 2019-2020 y, como todas, volvemos a decir que será especial. Pero es que esta, en realidad, lo será más, mucho más. Y por múltiples razones que, poco a poco, quien nos siga irá descubriendo.

Va de suyo que para muchos será muy difícil entender por qué hacemos lo que hacemos.

Va de suyo, también, que muchos jamás tendrán idea de quiénes somos.

Aunque, como se puede comprobar en la foto de arriba y, una vez más, en la de aquí abajo, en realidad seguimos siendo los mismos. Fieles a nuestro origen, no hemos cambiado. En unos tiempos como los actuales ¿qué se puede esperar de unos personajes con una catadura que derrocha clase y da muestra de una tan exquisita como afectada pose poética?

La respuesta no puede ser otra: un espacio fuera de cuadro llamado ShangrilaEl que quiera subir a bordo  y compartir nuestra ruta, será bienvenido. Al que sigue en la nave y de una forma u otra nos apoya y colabora, un enorme gracias. Y a los que en algún momento decidieron bajarse de ella o alejarse, no podemos más que desearles lo mejor.

Reanudamos la travesía en busca de nuevos horizontes perdidos. A todos aquellos que de verdad valoren lo que hacemos y les interese, por lo tanto, nuestras publicaciones en papel, aquí y en la web nos encontrarán.

En lo que encuentren estará el cuerpo de todos los que hacemos Shangrila. Y 21 gramos adicionales por cada uno. Eso es, según dicen, lo que pesa el alma.








11 comentarios:

Genaroog dijo...

Os deseo muchos éxitos en este nuevo tramo del camino...
Saludos, nos vemos por aquí!

shangrilaediciones dijo...

Muchas gracias. Parecía que ya nadie hablara e intercambiará opiniones en un blog.
Se agradece el comentario.

Sofía Serra dijo...

Me encanta vuestra decisión de prescindir de las redes sociales. A ver si conseguís que Blogger vuelva a funcionar bien, porque ya ni "ellos" nos echan cuentan. Mucha suerte y éxito en esta "nueva" andadura.

shangrilaediciones dijo...

Muchas gracias. Es lo que intentamos alejarnos del pandemonium de las redes de la inmediatez y regresar a un espacio más tranquilo como el blog. Y recuperar en la medida de lo posible el intercambio de opiniones por aquí. De nuevo, gracias.

themutesinger dijo...

Os deseo una feliz travesía fuera de campo. En twiter no os echaré de menos porque nunca he estado. Tengo algún que otro pedido pendiente, pero en dos años la vida no me ha dado un respiro. "Cuerpos..."; "Cassavetes..."; "Fernández Santos" (guardaba sus críticas en papel en un archivador de cartón pero no sé dónde está ahora mismo)... Poco a poco... Ya os tendré al tanto también de mis "celebraciones" (no serán en ningún lugar del Régimen, como el Palau o el Botánic, tranquils), y como a mí me comentan sobre todo en inglés, pues esto: the underwrold is a good place after all, and Let's Get lost...

Black Maria Escuela de Cine dijo...

Que tengan la eternidad del Slapstic,sigan siendo comicos, grandes y autónomos
Felicitaciones.

shangrilaediciones dijo...

themutesinger, gracias por seguirnos por aquí. Y quedamos a la espera de esas "celebraciones", ahí estaremos.

Black María, no sé si llegaremos a la eternidad del Slapstick, pero intentaremos alargar la experiencia lo máximo posible. Gracias por dejar tu huella por aquí.

Olvido dijo...

...les seguiremos por aquí
avanti!
21 abrazos

shangrilaediciones dijo...

Eso espero... Abrazo.

Julia Montejo dijo...

Hacéis un trabajo magnífico. Y entiendo que dejéis las redes. Un fuerte abrazo!

shangrilaediciones dijo...

Muchas gracias. No es un decisión que haya sido muy compartida, pero nosotros no las echamos de menos.

Otro abrazo.