Botonera

--------------------------------------------------------------

17.1.20

RESEÑA DE "VISLUMBRES", Georges Didi-Huberman, Shangrila 2019




VislumbresGeorges Didi-Huberman, Shangrila 2019,
en Posdata, suplemento cultural del diario Levante.
Por Rafael Ballester Añón.

- - - - - - - - - - - - - - - - - -



VISLUMBRE. GÉNERO LITERARIO

Un cuaderno personal donde el profesor
Georges Didi-Huberman reúne todo lo que ama



Georges Didi-Huberman (Saint Étienne, 1953), historiador y teórico de la imagen, profesor de la Escuela de Altos Estudios de Ciencias Sociales de París, y comisario de exposiciones artísticas.

Algunos de sus libros: Imágenes pese a todo. Memoria visual del Holocausto (2004), Ante el tiempo. Historia del arte y anacronismo de las imágenes (2006), La imagen superviviente (2009), Ante la imagen. Pregunta formulada a los fines de la historia del arte (2010), Ex-voto: imagen, órgano, tiempo (2013), Pueblos en lágrimas, pueblo en armas (2017)...

En 2009 inició una serie de libros extensos bajo un título general El ojo de la historia, donde relaciona directamente historia e imagen.

El profesor Didi-Huberman también se ha ocupado del arte religioso mediante artículos compilados en La imagen abierta (2007); sus investigaciones que abarcan desde el Medievo hasta el arte contemporáneo; emplea como hilo temático la sangre, la herida, la carnalidad.

En el 2010, preparó la exposición titulada Atlas. ¿Cómo llevar el mundo a cuestas?, para el Museo de Arte Reina Sofía (Madrid) e inspirada en la obra de Aby Warburg.

Vislumbres es una compilación de textos tendencialmente breves, a modo de anotaciones personales del más diverso cariz. Mencionemos algunos.

"Las imágenes vehiculan, muy a menudo algo así como un no-saber (...) el no-saber sería al saber lo que la luciérnaga es al gran horizonte (...) por cierto la imagen es como una luciérnaga, un pequeño resplandor, la lucciola de las intermitencias pasajeras".

O a propósito de la Asunción, un cuadro de Francesco del Cossa, perteneciente al museo de Alte Mesiter de Desde, Huberman redacta una miniatura con el título "A qué velocidad se desplaza el Verbo?":

"El caracol se apresura lentamente (hacia la derecha). El perro sigue el olor (a la izquierda). La paloma emprende su vuelo (hacia lo alto). Las alas oceladas del ángel han dejado de agitarse y me hacen ojitos en silencio (adelante)".

Pero ¿qué entiende por "vislumbre"? Huberman perfila el concepto:

"...digo 'vislumbre' cuando lo que aparece ante mi deja, antes de desaparecer, algo así como la estela de una pregunta, de un recuerdo o de un deseo. Es algo que dura un poco más que la aparición en sí misma (una remanencia, una asociación) y que merece entonces, siempre en mi hábito o bricolage de escritura, el tiempo de trabajo, o de juego, de una frase o dos, de un párrafo o dos o más (...) vislumbre deviene entonces una práctica de escritura intermitente, mi pequeño género literario disperso-rápido, multiforme, sin proyecto, al margen (o a través) de mis 'grandes' investigaciones obstinado-pacientes".

Más tarde viene a caracterizar el "vislumbre" como un posible género literario, una forma de capturar y configurar lo que él denomina "miradas pasajeras"; lo vincula a la tradición baudeleriana del paseante ocioso y sensible, y a la doctrina de los pasajes de Bemjamin, entre otros.

Establece una suerte de tipología de vislumbres o formas de entrever: "por ocaciones" (tiempos que pasan), "por heridas" (tiempos que golpean), "por supervivencias" (tiempos que retornan), "por deseos" (tiempos que suceden); de este modo está estructurado el volumen.

Los "vislumbres" son textos bellos, eruditos, inmoderadamente francés. Didi-Huberman forma parte de la extensa epigonía que generó la producción literaria y teórica de la cultura francesa de los años 60-70, en cabezada por un preclaro batallón: Barthes, Lacan, Foucault, Bataille, Deleuze, Levi-Strauss... Extensa epigonía académica caracterizada por el lirismo profesoral, escolástica lacaniana, intemperancia hermenéutica, hermosas banalidades o coruscantes ocurrencias sobre literatura, cinematografía, arte medieval o las piernas de una bella transeúnte... Pero también por una discreta actitud subalterna ante el pensamiento alemán y una fertilidad lexicógena, innecesaria a menudo...

El profesor Georges Didi-Huberman es, por lo demás, un grafómano entusiasta.



Publicación originaria 





No hay comentarios: