Botonera

--------------------------------------------------------------

20.11.19

VI. FRAGMENTO INICIAL DEL CAPÍTULO 2 DE "EL CINE SOBRE ARTE. DE LA DRAMATIZACIÓN DE LA PINTURA AL CINE-ENSAYO", Guillermo G. Peydró, Shangrila 2019




FRAGMENTO INICIAL DEL CAPÍTULO 2
Henri Storck y el film poético sobre arte



1. "Ninguno de mis films se parece al otro"


Henri Storck



En su texto de presentación para el catálogo del festival Cinéma du Réel en 1988, el cineasta belga Henri Storck escribió lo siguiente: 

Ninguno de mis films se parece al otro. Como los alpinistas que quieren continuamente escalar otra cima, descubrir otros paisajes y ensayar otras dificultades, siempre me ha gustado trabajar temas diferentes. Se comprende mejor un tema si se lo afronta por primera vez. Es necesario adaptar la propia técnica, el propio estilo, la propia manera de describir. Es lo que hicimos para Borinage [Misère au Borinage (Henri Storck y Joris Ivens, 1933)]. Debimos encontrar nuevos métodos porque la situación para nosotros era nueva. (75)


75. Texto recogido en CANOSA, Michele (dir.), Henri Storck, il litorale belga, Udine: Campanotto Editore, 1994, p.195. La traducción es mía.



Fig.16 - Autorretrato de Paul Delvaux en Le monde de Paul Delvaux (Henri Storck, 1946): los reencuadres de la cámara producen nuevos cuadros autónomos



El mundo de Paul Delvaux (Le monde de Paul Delvaux) (76), cortometraje de diez minutos dirigido por Storck en 1944 y sonorizado en 1946 (77), es exactamente eso: mirar la pintura de Paul Delvaux por primera vez a través de la lente de la cámara, e inventar para ella un dispositivo de traducción cinematográfica. [Fig.16] Es además, como vimos, una forma de posicionamiento estético y político en contra de la persecución nazi, una defensa de la libertad personal y creativa. Desde el punto de vista formal, el film de Delvaux tiene puntos en contacto con algunos de los principales logros del cine sobre arte hasta la fecha, que no eran aún numerosos: por ejemplo, la supresión del marco por Emmer, o el recorrido descriptivo por las obras en el cine de Cauvin. Pero esta obra de Storck se sitúa en otro lugar: no quiere ser narrativa ni biográfica –como la narración de las vidas de Cristo o Van Gogh por Emmer o Resnais–, y tampoco didáctica y descriptiva –como el film de Cauvin sobre el Políptico de los Van Eyck–. Más allá de lo biográfico, dramático, o didáctico, Storck escoge una aproximación poética que le permita alcanzar algo ciertamente ambicioso: reconstruir el universo estético personal de Paul Delvaux –su “mundo” como sugiere el título–, en otro medio creativo diferente a la pintura, el del cine.

76. De muy difícil acceso hasta hace poco, Le monde de Paul Delvaux, film que inicia la tendencia poética del cine sobre arte que describo en este capítulo, acaba de ser editado por fin en formato DVD y Blu-Ray por la Cinemateca de Bruselas.
77. El cineasta y antropólogo Luc de Heusch, que fue asistente de dirección de Storck de 1947 a 1949, precisa esta datación, que no siempre aparece tan clara en los libros dedicados al cine sobre arte. Ver HEUSCH, Luc de, “Henri Storck, antropologo”, en Henri Storck, il litorale belga, Canosa, Michele (dir), Udine: Campanotto Editore, 1994, p.105.



Fig.17 - Co-autoría de los cuatro responsables
de Le monde de Paul Delvaux (1946)



Para ello, el cineasta concibe un trabajo colaborativo en el cual cada participante sería responsable de su parte de la pieza, y que ya en su época se alabó como un milagro de reunión de las artes, que conviven sin perder su singularidad. (78) [Fig.17] Se trata por lo tanto de un trabajo a cuatro bandas: el poeta y ensayista René Micha escribió un guión; Paul Eluard aportó su poema Exil, dedicado a Delvaux, y que lee él mismo para la película; el propio Storck se ocupó de la realización; y el compositor André Souris preparó una música, sobre la cual escribió además un artículo donde justificaba sus decisiones formales. (79) Todo ello, evidentemente, organizado alrededor de la obra del quinto autor, el pintor Paul Delvaux, que funciona como motor del proyecto activando los mecanismos creativos del resto de autores. Autor éste último de estatuto indudablemente complejo, porque su obra es anterior y exterior a este proyecto –que da cuenta de ella de manera documental–, pero a la vez funciona como el contenido figurativo de una obra de animación creada ex profeso. Del montaje se ocupó también Storck, y de la cámara, él mismo junto a Albert Putteman. La producción corrió a cargo de Luc Haesaerts, hermano de Paul Haesaerts, con quien pronto co-dirigirá Storck la decisiva Rubens (1948).

78. Ver DAVAY, Paul, op. cit., p.18.

79. SOURIS, André, “Musique et tableaux filmés. Notes sur la musique dans Le monde de Paul Delvaux”, en Le Film sur l’art. Etudes critiques et répertoire international, VV.AA., París: UNESCO, 1949. Me detendré en ellas en el Interludio, dedicado a la banda sonora en el film sobre arte.

El resultado de este encuentro creativo es sin duda alguna un hito temprano del cine sobre arte [...]







   



No hay comentarios: