Botonera

--------------------------------------------------------------

3.5.20

MATERIALES POR DERRIBO Nº 5: BULEVAR DE LOS RECUERDOS. UNA CONVERSACIÓN CON MANUEL VIDAL ESTÉVEZ, POR ASIER ARANZUBIA






En el panorama de revistas de cine en papel o digitales la aparición de MATERIALES POR DERRIBO es una buena noticia. Al margen de la actualidad y dirigida por David Pérez Merinero, desde diciembre de 2018 se han publicado cinco números. El último, recientemente editado, está ocupado al completo por una muy interesante entrevista realizada por Asier Aranzubia al escritor e historiador cinematográfico, cineasta, docente..., Manuel Vidal Estévez. Un recorrido por una parte de la historia de la crítica cinematográfica en España a través de la trayectoria y experiencia personal del entrevistado.

Rara avis donde las haya en el ya mencionado panorama, Shangrila no puede más que hacerse eco de una publicación como MATERIALES POR DERRIBO y recomendar su lectura.

Nos hemos permitido reproducir el prólogo escrito por Asier Aranzubia:

En cierta ocasión alguien me comentó que en la biblioteca de una universidad de Buenos Aires tenían fotocopiados todos los números de Contracampo. Aunque no habían podido hacerse con los originales, disponían al menos de unas copias que, según me dijeron, eran muy demandadas por los estudiantes de teoría, historia y análisis del cine. A la hora de encontrar las referencias en castellano que les sirvieran para ir armando su idea del cine, los estudiantes argentinos habían encontrado en las páginas de esta revista española de finales de los setenta y principios de los ochenta algo que, probablemente, no les proporcionaban otras publicaciones: una manera rigurosa, alejada del impresionismo y los juicios de valor, de pensar el cine. Si recupero esta anécdota es porque me da la impresión de que aquí, aunque los originales de la revista eran de fácil acceso, no ha sucedido algo similar. Me temo que la mayoría de los estudiantes españoles que han ido saliendo de las facultades de comunicación en las tres últimas décadas, siguen ignorando el papel, creo yo, decisivo que los críticos cinematográficos del llamado Nuevo Frente Crítico jugaron en la consolidación entre nosotros de un discurso científico en torno al cine. Ellos fueron los primeros en incorporar al discurso de la crítica española toda un serie de herramientas teóricas y metodológicas procedentes, en su mayor parte, de la órbita del estructuralismo y que habían servido, en la Francia de finales de los sesenta, para dejar atrás la poco operativa "política de los autores". Por primera vez en sus más de sesenta años de historia la crítica cinematográfica española comenzaba así a fundamentar su discurso en algo menos vaporoso e inconsistente que los gustos y las opiniones del crítico de turno. La llamada "teorización de la crítica" venía así a insuflar cierto rigor científico a un discurso que, salvo excepciones, había estado tradicionalmente dominado por el impresionismo.

Manuel Vidal Estévez es uno de los miembros de esa generación que, como digo, no ha obtenido entre nosotros el reconocimiento que merece. Ya sea porque la historia de la crítica de cine sólo muy recientemente ha despertado el interés de la academia española; o porque en el discurso crítico contemporáneo la dimensión ideológica de las películas ya no es, como sucedía en los convulsos años de la Transición, un factor determinante; o porque en el siempre caprichoso mercado de valores del prestigio universitario el estructuralismo cotiza a la baja; o, sencilla y muy probablemente, por mero desconocimiento... Lo cierto es que entre las nuevas generaciones de críticos y estudiosos del cine de nuestra país apenas nadie se reconoce abiertamente heredero de esa generación de críticos que en este volumen llamamos "del 68".

Como lector de esta larga entrevista está a punto de descubrir, en el caso concreto de Vidal Estévez la crítica cinematográfica fue, en principio, una ocupación secundaria que acabaría convirtiéndose en prioritaria debido a las dificultades sin cuento que nuestro entrevistado encontró para hacer cine. Como otros miembros de su generación, Vidal Estévez quería hacer películas pero las circunstancias se lo impidieron y tuvo que conformarse con la realización de un puñado de, eso sí, sugerentes cortometrajes. Esta circunstancia, a priori negativa fue, paradójicamente, el germen de una de las carreras como escritor cinematográfico más estimulantes de las que tengo noticia. Los textos sobre cine -ya sea en forma de crítica, ensayo, entrevista o reportaje televisivo- de Vidal Estévez ocupan un lugar de privilegio en el seno de esa historia de la crítica cinematográfica española que todavía no hemos terminado de escribir. Espero que esta entrevista sirva para iluminar alguno de esos rincones que todavía hoy permanecen en la sombra.









No hay comentarios: