Botonera

--------------------------------------------------------------

27.3.21

XI. "SAGITARIO FILMS. ORO NAZI PARA EL CINE ESPAÑOL", Santiago Aguilar, Valencia: Shangrila 2021




Académicos, bailarinas
y criminales de guerra


La canción de Malibrán (Luis Escobar, 1951)



España no ha accedido al Plan Marshall, pero se han entablado negociaciones para establecer un acuerdo comercial y militar con Estados Unidos. Arrancan en diciembre de 1950 cuando ambos países restablecen relaciones diplomáticas. El embajador estadounidense es Stanton Griffis, un alto ejecutivo de la Paramount al que Harry Truman ha encomendado la representación diplomática de su país en Egipto, Polonia y en la Argentina de Juan Domingo Perón y Evita. Desde allí viaja a España, donde desembarca en febrero de 1951. La presentación de cartas credenciales adquiere carácter de acto político de primera magnitud y así queda recogido por el noticiario No-Do. (246) En abril Griffis publica en la revista Espectáculo, órgano del Sindicato Nacional de lo mismo, un artículo en el que establece la postura oficial de la industria –y de paso el gobierno– estadounidense:

Sería mejor que las compañías cinematográficas norteamericanas pudieran tratar directamente con el gobierno español, satisfaciendo a este las cargas oportunas y suprimiendo los permisos de importación, que cotizan a precios tan elevados. (...) La embajada ha iniciado actualmente gestiones en este sentido, intentando llegar a unas posibilidades de arreglo. Pero si este no se consigue, no podrán presentarse en España las mejores y más actuales cintas americanas. (247)

246. Noticiario No-Do, edición 427-B, 12 de marzo de 1951.

247. GRIFFIS, Stanton, en Espectáculo, nº 49, abril de 1951; citado por DÍEZ PUERTAS, Emeterio, Historia social del cine en España, Madrid: Editorial Fundamentos, 2003, p.147.

De hecho Griffis dimite a final de año. En Washington han llevado la negociación el embajador José Félix de Lequerica y, sobre todo, los hermanos José Antonio y Ricardo Giménez-Arnau, muy ligados al depuesto Serrano Suñer en la primera posguerra y reciclados ambos en diplomáticos. El acuerdo cinematográfico y, sobre todo, los convenios comerciales y militares supondrán un balón de oxígeno para la maltrecha economía española hasta la puesta en marcha del Plan de Estabilización de 1959.

El restablecimiento de relaciones diplomáticas intranquiliza a los Bernhardt. En marzo, se ha casado su hija Marion con Leopoldo Dietl Pérez Roca. Actúan como testigos de la novia José Ignacio Escobar y Oskar Wilmer, concuñado de Bernhardt. (248) Para entonces, los fondos de Bernhardt han viajado de España y Suiza a Argentina. Una vez más, los informes de la CIA constatan hasta cuatro viajes de la secretaria de Bernhardt –con pasaporte español– a Suiza, Portugal y Argentina en 1947 y 1948. (249) En noviembre de 1950 Ellen Wiedenbrüg viaja de nuevo a Mendoza para asistir al sepelio de su madre, Clara von Meyren. Los vuelos transoceánicos de Ellen y Gertrud Schaefers no han sido únicamente vacacionales o por motivos familiares. Tres valiosos lienzos, regalo del estado español o acaso procedentes de algún expolio, adornaban los salones de la villa de Denia. Con el producto de la venta de dos de ellos los Bernhardt financian la compra de una finca en Tandil, equidistante de Buenos Aires, Mar del Plata y Bahía Blanca. El otro, una de las versiones de El soplón del Greco, a juzgar por todos los testimonios, les acompaña hasta allí, en concepto de seguro de jubilación. (250) En agosto de 1951 Bernhardt y su familia se despiden de sus vecinos de Denia. (251)

248. “Enlace Dietl-Bernhardt”, en ABC, 31 de marzo de 1951, p.14.

249. Central Intelligence Agency, FoIA, “Bernhardt, Johannes E. F.”, informe del 3 de octubre de 1948:

250. IRUJO, José María, “Este greco me lo regaló Franco”, en El País, 8 de septiembre de 2013:

251. WEBER, Holger, “Dénia, refugio del hombre del Fhürer en España”, en Levante, 5 de noviembre de 2006:

El despliegue organizado en octubre de 1951 para el estreno de La canción de la Malibrán parece más una cortina de humo ante la huida de Bernhardt que un evento cinematográfico. El reportaje gráfico que Primer Plano (252) dedica a la gala nos permite constatar la estructura de Sagitario y Europa Films en el momento de su ocaso. Además de Santiago Peláez, Félix Bueno de Linares y Leopoldo Dietl, aparece el director general de Propaganda Pedro Rocamora, aunque su relación con la empresa resulta ambigua a tenor del pie de foto. La empresa cuenta también como responsable de prensa con el periodista José de Juanes, crítico cinematográfico y teatral del diario Arriba y mantenedor en Radio Madrid del consultorio sentimental Hablando con la esfinge. En cuanto al núcleo duro empresarial, recuperamos el testimonio del hijo de Bueno de Linares:

Mi padre se animó, en la década de 1940, a crear una empresa cinematográfica, Sagitario Films, que alcanzó a producir media docena de películas antes de que mi padre le cogiera miedo a esa complicadísima industria y decidiera finalizar su aporte a la cinematografía. Los títulos que produjo eran de calidad todos –de acuerdo a las posibilidades técnicas del momento, obviamente– pero en detrimento de la taquilla, como siempre ocurre. (253)

252. Primer Plano, nº 574, 14 de octubre de 1951.

253. CELAYA ÁLVAREZ, Laura, Jesús García Leoz: Un legado interrumpido (1904-1953), Pamplona, Gobierno de Navarra, 2018, pp.89-90.

Completa su retrato personal el redactor de la revista RadioCinema que visita al equipo de rodaje de Alas de juventud, en cuyos créditos aparece como productor asociado:

El calor sofocante no impidió que disfrutáramos de un día grato. Bastaba para ello la charla amena de don Félix Bueno de Linares, que es una de las personas que al poco rato de tratarlas hay que pensar que es un señor que conocemos de toda la vida. (254)

254. “Un día de exteriores en Getafe: Rodando Alas de juventud”, en Radio-Cinema, nº 160, julio de 1949.

Andando los años formará parte del Consejo Superior de Cinematografía y ostentará la secretaría general de la Comisión de Cine, Radiodifusión y Televisión de la Conferencia Episcopal, cuyo principal activo son el centenar largo de emisoras radiofónicas agrupadas en la cadena Cope. (255) [...]

255. “Comisión Episcopal de Cine, Radio y Televisión”, en ABC, 3 de octubre de 1962, p.63.





Seguir leyendo:




No hay comentarios: