Botonera

--------------------------------------------------------------

7.3.20

IX. "EL NUEVO CINE CHECO. REVOLUCIÓN CINEMATOGRÁFICA EN LOS '60", Cristina Gómez Lucas, Shangrila 2020



Iluminación íntima

[...]

Iluminación íntima (Intimní osvetlení, Ivan Passer, 1965)

Esta película ha sido elegida porque permite indagar en una faceta de la Nová Vlna que hasta ahora solo ha sido posible enunciar brevemente. Passer, a través de un tono lírico heredado de la tradición cinematográfica checa, captura en esta obra retazos de realidad donde la cotidianidad embarga cada una de las situaciones que presenta. El protagonismo de esta es tal que apenas hay espacio para abordar dudas de carácter metafísico, algo bastante común dentro de la cinematografía en los países del Este (incluida la checa). Recordemos la enorme influencia de escritores como Kafka o Kundera cuya obra desarrolla este tipo de contenido.

Ivan Passer es uno de los nombres que pertenecen a lo que se ha denominado la Escuela Forman. La relación entre ambos fue tan intensa que inevitablemente comparten múltiples rasgos en sus trabajos. El denominador común más significativo es el interés por registrar la realidad (la adopción de esta postura debe mucho al cinema-verité), por retratar la vida cotidiana de la sociedad checa de una forma sencilla y honesta. La línea narrativa se diluye para captar situaciones pequeñas y triviales que revelan los sentimientos de los personajes, su forma de entender la vida y de enfrentarse a ella. Sin embargo, el ambiente y el tratamiento que logra Passer en Iluminación íntima difiere en muchos aspectos de los otros dos miembros de dicha Escuela, es decir, Papoušek y el propio Forman. 

En primer lugar, prestando atención a esos puntos de unión, es necesario señalar que Papoušek figura en los créditos de la película como co-guionista y el papel femenino más importante es representado por Věra Křesadlová (protagonista del primer film de Forman, Concurso, y su segunda esposa). El director de fotografía es Miroslav Ondříček, que como ya vimos era uno de los colaboradores habituales de Forman. Finalmente otro de los rostros resulta conocido en el film de Passer, se trata de Jan Vostrčil, padre de uno de los protagonistas (director de orquesta en el mediometraje de Forman Si esas canciones no existieran y padre de Petr en Pedro, el negro).

Con todo ello, el ambiente reflejado en la película de Passer no se corresponde con la visión llena de humor e ironía que veíamos en los films de Forman. Tampoco hay cabida para los jóvenes ni los sueños adolescentes que retrataba Concurso o Los amores de una rubia. Incluso aun compartiendo director de fotografía, el estilo cambia por completo. Si en los films de Forman se apreciaba una estética próxima al documental, en Iluminación íntima el estilo ofrece una mirada más lírica, incluso con toques de romanticismo, más elaborada y menos naturalista. (52)

52. En una crítica sobre el film, Claire Clouzot (1967) señala que: “(…) la iluminación empleada por Ivan Passer me resulta apocalíptica más que `íntima´ y de forma retrospectiva realza el conjunto del film dándole una nueva y mayor perturbadora dimensión” (p.41).

Terminando con la comparación entre las figuras de Forman y Passer nos remontamos a 1967 presentando las palabras de Claire Clouzot en la revista Film Quaterly que evidencian el estilo personal y único del cineasta:

Hasta ahora Ivan Passer ha sido conocido generalmente como ayudante, amigo, colaborador y guionista de Miloš Forman (…). Esto me lleva a preguntarme hasta qué punto el realismo formaniano y la `observación objetiva´ penetran en Iluminación íntima. Sin embargo en este film (…) brotan de repente flashes de fantasía o incluso de locura que van mucho más allá de la visión práctica y sensata de Forman (p.39).

A pesar de que la película contiene una historia mínima en el sentido estricto de la narración, veamos con más detalle la línea argumental [...]




No hay comentarios: